miércoles, 12 de agosto de 2015

Las revelaciones del Diablo

Las revelaciones del Diablo

Un corto silencio invadió la habitación mientras los dos nos estudiábamos detenidamente. Luego la conversación continuó así:

– Pero, queda un vacío en lo que dices ¿Quiénes fueron los primeros hombres? ¿Es cierto que los tentaste? ¿Es por eso que estamos aquí? O ¿cuál es tu historia? –Pregunté rompiendo el incómodo silencio–
– Digamos que de algún modo u otro existieron si es eso lo que quieres saber, como te dije antes, sólo  son un montón de metáforas –Dijo el Diablo sacudiendo la cabeza–. Ya te dije que soy el Diablo y me gusta jugar con los seres humanos. Por eso no debes confiar en mí.
– Por mí vale, si esa es tu respuesta no la voy a refutar, pero volviendo a los libros sagrados. En ellos se narran muchas historias de batallas, pueblos que arrasaron con otros para defender su fe, en diversas religiones –Le aclaré dudando un poco lo que iba a preguntar– Civilizaciones destruidas, guerras y epidemias que mataban niños, todo eso bajo la mirada complaciente de Dios o de los dioses dependiendo de la religión. ¿Qué tan ciertas o que tan metafóricas son? Mejor dicho ¿Qué quieren decir?
– ¡Y dale con los libros sagrados! ¿No te aburres de preguntar por lo mismo?, está bien, te respondo… ¿En serio crees que Él, siendo un ser superior patrocinaría guerras y se dedicaría a destruir su creación solo por capricho y porque un montón de miserables son incapaces de hacerse valer y respetar por sí solos? Muchas de las cosas en las que ustedes creen y veneran sobre altares, fueron escritas solo para justificar los actos bárbaros de hombres crueles y despiadados. –Mientras decía esto, lanzaba una mirada la biblia que tengo sobre el escritorio, la cual pasaba las hojas como si un fuerte viento soplara de un lado a otro–
– ¡Pero en muchos libros se habla también de catástrofes, diluvios, pestes, lluvias de fuego y otras cosas! ¿Acaso insinúas que también fueron causadas por los hombres? –Le dije encolerizado levantándome y tirando la libreta y la pluma que aún sostenía, a un lado de la cama–

El Diablo se limitó a responderme mirándome fijamente sin levantarse de su silla ni perder la calma:

– Él es perfecto en todos los sentidos, todo es creación suya y estarás de acuerdo en que Él no se equivoca, no comete errores. Además ¿Qué pruebas tienes de que eso haya ocurrido? Aún más –Añadió el sardónico Diablo– Sí ocurrió, hay cosas que ocurren por causa de la naturaleza o por un conjunto de condiciones que se unen para estallar en una consecuencia inevitable; Ten en cuenta que la naturaleza también es su creación y como tal es perfecta, por lo que tiene que seguir con su funcionamiento, sin importar lo que a ustedes les afecte.
– ¿Entonces me estás diciendo que todo lo que ocurre en la vida es solo una casualidad?.
– No, no has entendido sacerdote. Las casualidades son hechos fortuitos que ocurren sin ningún sentido y sin que puedan ser explicados. Sí así lo decimos las casualidades no existen, ya que todo en la vida tiene una causa y genera un efecto; aunque las tres situaciones parezcan no estar relacionadas entre sí y aunque ustedes los humanos sean incapaces de apreciar la causa inicial y el efecto final. De alguna manera u otra ustedes están buscando siempre un culpable de todo lo que les sucede y no logran entender, por lo que siempre terminan hallando razones que no existen en realidad. Aunque ten cuidado –añadió el Diablo levantando el dedo índice– y no malinterpretes mis palabras, ya que no siempre las mismas causas generan los mismos efectos, de la misma forma que los mismos efectos no son generados siempre por las mismas causas.
– ¿Entonces, según tú porqué estamos aquí? ¿Y por qué algunos deben pasar por situaciones tan difíciles? ¿Es Karma acaso? –Le pregunté de nuevo tumbándome en la cama y mirando a ningún lado mientras tragaba saliva, buscando en el techo la respuesta más que en mí desagradable acompañante–

Después de pensar un momento, el Diablo me respondió así:

– Disculpa mis pésimos modales al responderte a una pregunta con otra pregunta pero ¿Por qué los padres dejan jugar a sus hijos? O mejor dicho ¿Por qué juegan los niños?
– ¿Qué? Vaya pregunta idiota… No lo sé, no tengo sobrinos, mucho menos hijos evidentemente. Me imagino que eso hace parte de su formación ¿No? –Declaré indiferente reincorporándome para mirarle fijamente–

El demonio que no había cambiado de postura desde que había tomado lugar por última vez en la silla, seguía ahí con la pierna derecha cruzada sobre la izquierda, la mirada fija sobre mí, los codos apoyados sobre los descansa-brazos de la silla y las manos unidas a unos centímetros en frente del pecho con los dedos entrecruzados. Se limitó a mascullar ladeando un poco la cabeza:

– Exacto.
– ¿O sea que la vida es como una gran prueba? –Respondí con sarcasmo– ¿Un gran juego quizás?
– No tanto como eso, la vida es parte de su aprendizaje; En tanto ¿De qué les serviría el albedrío si no tuvieran que usarlo?
– ¿Insinúas acaso que Dios juega con los seres humanos para ver cómo reaccionan ante determinadas situaciones?
– No, no es así. Él tampoco es un niño que experimenta con los bichos de su jardín como ustedes piensan.
– Dices que las cosas ocurren por una causa y generan un efecto ¿No? –Dije, poniendo el brazo y la mano izquierda alrededor de la parte baja de mi pecho y apoyando el codo derecho sobre la mano izquierda mientras me sobaba el mentón con la mano libre–
– Si. Todo lo que ocurre es generado por algo que ocurrió antes y a su vez genera otro suceso que ocurrirá después. Al mismo tiempo la causa del suceso en cuestión fue generada por un suceso anterior a ella. Del mismo modo que el efecto generado, dará lugar a otro suceso en el futuro. Como un temblor es generado por un movimiento de placas en el fondo de la tierra y una tensión en la superficie, lo que genera que se caiga una casa mal construida; el movimiento de placas a su vez fue generado por un fenómeno anterior y el derrumbamiento de la casa ocurre por varias razones: el hecho mismo de que la casa esté mal construida y el temblor del que hablamos. La casa a su vez, fue mal construida a causa de la pobreza o ignorancia de sus dueños, su pobreza se debe a que viven en un país pobre, y esto se debe a que la gente no supo escoger a sus gobernantes, igualmente escogieron mal a causa de su ignorancia, su corrupción y su pobreza. Más aún, la caída de un edificio genera muertos, heridos, desempleo, lo que a su vez contribuirá más a la pobreza, etcétera, etcétera, etcétera. Como ves todo está relacionado entre sí; Causa, suceso y efecto, Todo es una cadena interminable e imposible de desenredar para ustedes los humanos, como un maldito círculo vicioso del que no pueden salir.
– ¿Y a eso como le llamas? ¿Destino? ¿Karma?
– No, deja de insistir con eso del karma, sigues sin entender. –Dijo el diablo lentamente con el tono de voz que ponen los adultos ante un niño que no entiende algo que parece muy básico– El destino no existe. Todo lo que pasa, pasa así porque un conjunto de situaciones ocurrieron en un momento dado y bajo un conjunto de circunstancias específicas para que así sucediera. Lo que ustedes llaman destino es solo el resultado de todo lo ocurrido en el pasado y va construyéndose día a día con lo que va ocurriendo en el transcurrir del tiempo, pero nadie dice que no pueda cambiar. Piensa en lo siguiente: siglos de arrancar árboles, descargar porquerías al aire y al agua, desperdiciar sus recursos, hacer mocosos sin medida ni control e incluso sus mayores descubrimientos, aquellos que suponen un progreso para su raza, son las causas de la mayoría de problemas que ustedes tienen hoy, a lo que un grupo de ingeniosos llaman “problemas ambientales” siendo ustedes los imbéciles del problema –Aclaró el demonio– y que quieren detener de un momento a otro sin saber a ciencia cierta cómo lo van a hacer ni las consecuencias de sus panaceícas soluciones.
– Pero esa gente que yo vi allá no tenía la culpa de lo que estaba pasando. –Dije mientras se me inundaban los ojos refiriéndome a mi viaje–
– Tal vez sí, o tal vez no. Pero fueron las personas las que acabaron poco a poco con esa isla y de la misma forma como lo hacen el resto de ustedes con el resto del mundo, fueron las personas las que se reprodujeron como conejos debido a su ignorancia. Aún más, fueron las personas quienes construyeron sus edificios; recuerda que los fenómenos son naturales pero los desastres los causan ustedes. También debes tener en cuenta que muchos de los peores errores que ustedes han cometido, han sido con las mejores intenciones. Sin embargo es posible que niños y jóvenes no tuvieran la culpa de lo que sucedía como tú dices, pero como ya te dije las situaciones se presentan y ustedes los seres humanos deben afrontarlas como los seres superdotados que son. ¿No lo crees así; sacerdote?
– ¿Y qué hay de los políticos corruptos, mandatarios psicópatas que solo hacen lo que les conviene y se les viene en gana? ¿Qué hay de aquellos que pasan por encima de los demás abusando de su fuerza, su poder y humillando a los demás? ¿Qué hay de aquellos que engañan a los más ingenuos y abusan de ellos?
– A eso solo puedo responderte que cada pueblo se merece sus mandatarios, o ¿Es que acaso no crees tú que pueblos con cientos, miles y millones de habitantes están en capacidad de elegir unos dirigentes que los satisfagan completamente?, el problema es su maldito egoísmo y la corrupción que parece que fluyera de manera natural en todos los seres humanos, sin importar la bandera que lleven, sin importar si respaldan o son opositores de sus mandatarios, sin importar su estrato social. De lo otro te puedo decir que para que un engaño sea llevado a cabo son necesarias dos cosas: la maldad y astucia superior del engañador y la ingenuidad y estupidez del engañado, para que un abuso sea ejecutado igualmente son necesarias dos cosas la arrogancia y sevicia del abusador y la falta de coraje del abusado y así sucesivamente. Lo malo es que ustedes los seres humanos se han vuelto tan corruptos que son capaces de abusar siempre de su poder engañándose los unos a los otros y sacando partido de cualquier ventaja que puedan tener, desde el más poderoso hasta el más humilde de ustedes.

Ustedes decretan leyes para corregir ciertos problemas y ciertas inconsistencias en su forma de vivir pero de inmediato encuentran la forma de abusar de ellas y sacar partido de una forma inescrupulosa y degenerada, mientras otros encuentran la forma de evadirlas. No hace mucho tiempo que los niños eran víctimas de los abusos de los adultos, en algunas partes lo siguen siendo; pero ahora son muchos de ellos los que se aprovechan y cometen crímenes o son utilizados por otros adultos para cometerlos, bajo el pretexto de que hay normas que los protegen.
– Si, pero no puedes juzgar en general, también han existido líderes honestos que lucharon por su gente como verdaderos héroes –Pronuncié tímidamente tratando de quitarle la razón–
– ¿Eso crees en serio? No digo que no haya existido ninguno y es posible que aún existan, pero ten en cuenta que la historia siempre se encargará de retratar como héroes a los promotores de causas exitosas sin importar los medios utilizados para conseguir los objetivos deseados. Recuerda que una cosa es la verdad y otra cosa es la realidad.
– ¿Por qué crees que los seres humanos somos tan ruines?
– Yo solo sé que ustedes son egoístas casi que por naturaleza, ¡Todos! –Exclamó el Diablo y continuó– Incluso los actos más altruistas y benevolentes son llevados a cabo para satisfacer en silencio su orgullo personal. Por otro lado algunos de ustedes se dejan llevar por una extraña e inexplicable perversidad y llevados por este impulso terminan llevando a cabo actos sin más razón que el hecho mismo que no debían hacerlo.
– ¿Por naturaleza?, Te contradices demonio –Inquirí creyendo haber encontrado mi oportunidad de refutarle– Tu mismo has dicho que nuestra naturaleza es divina.
– Dije “Casi por naturaleza”, Además la humanidad de sus acciones no está dada solo por la divinidad de su esencia sino también, por su curiosidad enfermiza, por todo aquello que tienen que vivir, experimentar, aprender y conocer a lo largo de sus patéticas vidas, de hecho sus actos también están marcados por la composición de esa masa de carne gris a la que llaman cerebro. Digamos que esto también hace parte de lo que te he dicho acerca de las causas y los efectos.
– ¿Entonces es inútil que roguemos y oremos por ayuda en momentos de crisis?, según tú somos tan corruptos que no tiene caso acudir a Dios.
– Claro que no, gracias a su capacidad como humanos Él les entrega lo único que ustedes necesitan en la vida que es la esperanza, la sabiduría y la fortaleza para afrontar cada situación de la mejor manera, sea beneficiosa o no esta situación para ustedes. Además hacer lo correcto no es necesariamente hacer lo que más les conviene ni lo que causa más beneficios a la mayor cantidad de gente; hacer lo correcto es simplemente hacer lo correcto.
– Nuevamente no entiendo.
– Es simple. El hecho de que hagas lo correcto no quiere decir que te vas a ver beneficiado por ello ni las cosas te van a salir tal y como lo esperas. Ni siquiera el hecho de que hagas lo correcto quiere decir que vas a favorecer a muchas personas. Del mismo modo, el hecho de que obres mal no quiere decir que necesariamente las cosas te van a salir mal o vas a recibir tu merecido castigo en determinado momento. Las cosas te pueden salir bien o mal sin importar si te has comportado o no como deberías, lo único que en verdad necesitas y lo único importante es la fuerza y la sabiduría proveniente de Él para tomar cada vez la mejor decisión.
– Entonces ¿A eso se reduce todo? ¿A la adoración?
– No –Refutó el demonio nuevamente– ¿Acaso crees que el ser supremo necesita que le rindan pleitesía? ¿Acaso crees en un Dios vanidoso? Los que necesitan de la sabiduría y fortaleza que Él les puede brindar son ustedes los seres humanos. Es más, sin esto son incapaces de vivir. Pero si ustedes no lo hacen así, esto no causará ningún efecto, esto ni le quita, ni le agrega poder; ya que Él ya es todopoderoso. Creer y confiar en Él es para sus almas como la comida y el sueño que necesitan a diario sus miserables cuerpos; si no los tienen pueden morir y créeme que no es para nada agradable sentir como muere tu alma eternamente.
– Cualquier persona que hablara contigo dudaría de la bondad de nuestro Dios, ¿Por eso eres el Diablo no? –Dije entre dientes–
– Ya te dije que Él es omnipotente y omnipresente, de tal forma que no es ni bueno ni malo, no hace cosas buenas ni malas, de hecho no hace cosas. ¿Por qué tendría que hacerlas?, Él está por encima del bien y del mal. Aunque el amor que les tiene está aún por encima de mi propio entendimiento.
– ¿Y qué hay de los milagros producidos por santos, apariciones y cosas inexplicables que ocurren en el mundo cosas que ni siquiera la ciencia es capaz de explicar?
– Te voy a responder nuevamente con una pregunta; ¿Quién te dice que no soy yo jugando con sus sentimientos como lo hago contigo en este momento? ¿Sabes?, desde hace miles de años me ha resultado muy divertido ver como ustedes pueden repetir miles de veces las mismas recetas y las mismas retahílas, dar testimonio de milagros y mensajes, mientras se creen los elegidos y después seguir siendo los mismos egoístas, envidiosos, corruptos, arrogantes y soberbios de siempre. Para Él no existen los favoritos querido Sebastián.
– ¿Puedo preguntarte algo más?
– Todo lo que me has preguntado hasta ahora te lo he respondido, aunque mis respuestas no te satisfagan completamente.
– ¿Qué es la fe?
– Es esa la pregunta más sensata y más difícil que me has hecho hasta ahora. La fe es un sentimiento circular –Continuó–. Tienes fe porque Él te da la fe, te da la fe porque quieres tener fe, y quieres tener fe porque crees en Él. Crees, porque tienes la fe para creer. Contrariamente de lo que ustedes piensan, la fe no es creer ciegamente que se van a curar de una enfermedad, que van a ganar en un juego de azar o que la suerte les va a sonreír en determinado momento. La fe es simplemente ser capaces de asumir y afrontar cada situación con la firme convicción de ser capaces de tomar la mejor decisión y en caso de no ser así, de asumir y aceptar las consecuencias de sus actos, sólo porque Él los creó con esa capacidad. Tener fe no es creer que son capaces de llevar a cabo cualquier proeza, tener fe es creer que son capaces de intentar llevarlas a cabo una y otra vez, aceptandor cada derrota con entereza aunque hayan dado lo mejor de sí mismos. Tener fe es simplemente creer en Él y aceptar que ustedes son seres humanos.
– ¿Y entonces que hay de ti?, ¿Te gusta que te rindan pleitesía?, ¿Qué te adoren? Hace rato me has dicho que el causar miedo y jugar con los sentimientos humanos te divierte.
– Me divierte sí, pero no me satisface. Yo no busco la adoración de los seres humanos. ¿Por qué habría de buscar algo de unos seres tan patéticos como ustedes que lo tienen todo y aun así quieren más?

Me llené de rabia, en ese momento me llené de rabia porque lo percibí superior a mí, por lo que solo atiné a decirle:

– Avaricia, gula, mentira, odio, lujuria, pereza, envidia, celos, egoísmo, intolerancia, traición, tristeza, falta de fe; ¿Eso es lo que buscas de los seres humanos?
– Lo siento –Contestó con la sonrisa en la boca nuevamente– Esos son solo sentimientos y deseos humanos, yo no busco nada de eso.
– ¿Qué hay de los vicios, la falta de inteligencia de las personas, el sexo sin control, esa música y otras cosas que hieren el alma y las mal llamadas subculturas que ni siquiera culturas son, que invaden la mente de la gente como enfermedades terminales del espíritu?, ¿Eso es lo que tú disfrutas cierto?
– Por un lado la música, la cultura y el sexo no son malos. Lo malo es el uso que ustedes los seres humanos les dan, el morbo con el que las crean y las practican y el hecho de que las utilicen para hacerse daño los unos a los otros. Por otro lado yo tampoco las disfruto ni disfruto viéndolos a ustedes retorcerse como cerdos o como perros en celo al compás de la ignorancia y la vulgaridad de su imaginación; recuerda que a pesar de todo yo soy un ángel y los ángeles no disfrutamos de placeres mundanos como los que ustedes disfrutan. Por otro lado, piensa Sacerdote, piensa por un momento, ¿Acaso conoces tú lo que hay más allá de los límites del universo?, ¿Acaso eres la mano izquierda de Dios con el derecho para juzgar a tus semejantes?, ¿Acaso estás libre de pecado?, ¿Acaso eres digno de lanzar la primera piedra?
– Entonces ¿Cuál es la razón de tu presencia ante mí, esta noche? y ¿Cuál es la razón de que te presentes ante las personas como lo has de haber hecho en muchas otras ocasiones? ¿Cuál es el motivo de que permanezcas al lado de los humanos cómo lo has de haber hecho desde el principio de los tiempos?
– La misma de siempre.
– ¿Cuál es entonces? -Insistí yo-
– Que ustedes tengan a alguien a quien echarle la culpa de sus actos y así poder evitar sentirse mal por el resto de sus miserables vidas mientras siguen cometiendo errores y haciendo daño sin que esto les pese en su podrida consciencia, que ustedes me culpen de toda la maldad y crueldad en su corazón; que ustedes se vean eximidos de toda culpa mientras me desprecian y me maldicen en el infierno –Dijo el diablo separando las manos, dejándolas caer lentamente sobre los descansa-brazos y levantando la cara un poco con la mirada perdida en el infinito–.
– Muy noble de tu parte, demasiado noble para ser el Diablo –Respondí yo con sarcasmo–
– No es nobleza. Si ustedes no se hacen responsables de sus actos, no son capaces de cambiar, arrepentirse de corazón y si esto no sucede, en algún momento se verán obligados a compartir el sufrimiento que llevo a cuestas desde antes de que ustedes se pusieran en pie y lograran unir dos palabras.

Al oír esta revelación, empecé a sentir asco por mí mismo y por el resto de la humanidad, sentí como los ojos se me llenaban de lágrimas nuevamente y un enorme nudo se me formaba en la garganta, mientras las manos me temblaban y sudaban frío. Por lo que solo pude decir:

– ¿Por qué me has dicho todo lo que me has dicho?
– Porque tú sabes que aunque lo publiques en tu próximo artículo dominical o lo grites a los cuatro vientos en un templo por el resto de tu vida, no será nada más que una agradable lectura o una ceremonia muy bonita a la que asistirán viejos amargados, moribundos y supersticiosos, jóvenes mojigatos y familias demasiado tradicionales, que probablemente se sonrojarán por un momento mientras se miran los unos a los otros con una expresión combinada de complicidad y culpa, luego; regresarán a sus casas para sentarse frente a un aparato a ver cosas sin sentido mientras la totalidad del mundo desaparece lentamente entre las tinieblas de sus recuerdos y jamás pondrán en práctica o recordarán lo que tú les has dicho. Mientras tanto, yo me burlaré de ti desde la eternidad y la oscuridad de mi infierno. –Dijo el Diablo con una sonrisa enorme y con tono triunfal mientras se levantaba de la silla y cruzaba por el espejo como si este fuese un portal a un mundo maldito del que nadie conoce nada–

Ante esto último no pude hacer nada. No pregunté, no intenté detenerlo, no lo llamé, ni intenté contradecirlo. Solamente me levanté como un zombi al que han robado la consciencia, recogí la libreta y la pluma y las llevé hasta el escritorio, cuando estuve ahí miré de nuevo mí teléfono para saber la hora; aún marcaban las diez en punto de la noche; lo cual no me sorprendió, regresé para apagar la lámpara y me arrojé de nuevo en la cama para sucumbir entre sueños, mientras el frío y el olor a claveles y sangre desaparecía lentamente.




5 comentarios:

  1. Fuerte, complicado y levemente destructivo.
    Pobre Sebastián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco complicado, sólo un poco.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Puff... Pues,si ese es el motivo por el que se mantiene cerca de los hombres, lo ha clavado. Madre mía, el pobre hombre debe estar aturdido y confuso a más no poder, y más ahora, que tiene la imagen del diablo riéndose de él desde el infierno!

    Me ha encantado ;) Ahora sí, hasta la próxima!! Abrazaco fuerteee :) Y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz fin de semana y gracias por visitarme Carmen. Abrazote.

      Eliminar
  3. Puff... Pues,si ese es el motivo por el que se mantiene cerca de los hombres, lo ha clavado. Madre mía, el pobre hombre debe estar aturdido y confuso a más no poder, y más ahora, que tiene la imagen del diablo riéndose de él desde el infierno!

    Me ha encantado ;) Ahora sí, hasta la próxima!! Abrazaco fuerteee :) Y feliz semana!

    ResponderEliminar