sábado, 3 de octubre de 2015

Do I wanna know

Do I wanna know - Arctic Monkeys

La timidez se refleja en su mirada, ella no sabe como responder a su petición y él lo sabe, sin embargo es algo que le ha pedido de forma muy especial. En la intimidad de una de las habitaciones de un antiguo hotel en Talca, él la abraza y susurra a su oído en un tono que sabe que le hace erizar los vellos de todo el cuerpo. "Vamos preciosa, hacelo para mí" y complacido ve como ella se pone de pie frente a la cama llevándose la mano a la frente y sonriendo entre avergonzada y excitada.

- Sabes que nunca he hecho algo como eso, no sabría como...

- Siempre hay una primera vez -Responde él guiñándole un ojo-

- Hay que ver las cosas que hago por ti...

- Vamos a ver si no lo disfrutamos los dos -Sonríe él, dándole un trago a su cerveza- veamos que tenés para mí.

- No puedo -Responde sin poderse sacar el sonrojo y tapándose la cara- Sinceramente no puedo hacer esto.

- Está bien muñeca, si no podés hacerlo sólo vení conmigo a la cama de nuevo, dame un abrazo.

- Eres un manipulador de mierda -Responde divertida- ¿Lo sabías?

- No muñeca, no te manipulo -Dice él en un tono más serio y más grave- Sólo te pedí algo que quería, pero si tanto te cuesta, no quiero que te sintás mal.

- Idiota, sólo pon una canción...

Él la mira confundido y la repara de arriba a abajo como si quisiera entender algo, luego toma su teléfono de la mesita de noche y busca rápidamente. Pone a rodar varias que va descartando impaciente ante las respuestas de ella.

- ¿Qué? ¿Acaso estás loco? -Va diciendo ella entre carcajadas, cada que suena una nueva canción- No, no sabría como hacerlo...

De repente suena una que hace que se queden callados mientras sus corazones palpitan más fuerte y se muerdan los labios inquietos. La marcha de una repetitiva batería suena de fondo, mientras una tonada de guitarra les borra la mente por un instante. Una voz aguardientosa y contaminada talvez por el humo del tabaco, canta en primer plano. Ella automáticamente empieza a mover las caderas al ritmo de la guitarra, se muerde los labios con más fuerza, cierra los ojos y empieza a repetir en un susurro. "Have you got colour in your cheeks?".

Ambos sienten como la melodía se apodera de sus mentes, ella para danzar en movimientos sensuales mientras empieza a sacarse la blusa lentamente y él para clavarse en su cama, sin poder parpadear con la boca abierta. Los ojos de él brillan con cada movimiento insinuante y se saborea mientras la letra de la canción se ahoga en su garganta sin poder salir.

Ella con un erótico movimiento le canta con la voz más dulce que ha emitido en años, inclinándose ligeramente hacía adelante: "I dreamt about you nearly every night this week" y él sólo atina a responder como un autómata esperando que ella se desabroche el sostén: "How many secrets can you keep?". Muy lentamente cada prenda es arrojada en direcciones distintas mientras ella danza embriagada por la música, moviéndose de un lado a otro como humo que flota en el aire. "Crawling back to you", repiten los dos al unisono. Mientras él levanta una ceja, ella le da la espalda, se lleva las manos a la cintura para empezar a bajarse el pantalón del pijama y la canción automáticamente sube de ritmo.

"Crawling back to you", repiten ambos cuando ella deja caer el pantalón finalmente.  Ahora es ella quien tiene el control y lo sabe, la música y la adrenalina del momento le brindan una confianza que no había tenido antes, en tanto que la seguridad de él ha desaparecido por completo; sólo la observa entre hipnotizado y nervioso desde la cama.

"do I wanna know..." Repite él con la canción mientras ella danzando se saca las bragas y sube un pie a la cama en una actitud de dominatriz al finalizar la canción. Un momento de silencio queda entre ambos hasta que él, como despertando de un embrujo sonríe finalmente de nuevo y ella se cubre el rostro avergonzada sin entender bien lo que acaba de suceder. Él se acerca a ella cuanto puede sin bajarse, la toma de la mano y le besa los nudillos. Halándola para que le acompañe, se sienta en la mitad de la cama y ella se sienta a horcajadas en su regazo mientras se funden en un beso antes de repetir en coro, con la frente del uno apoyada en la del otro:

"That the nights were mainly made for saying things that you can’t say tomorrow day..."

Octubre de 2015.




2 comentarios:

  1. Vaya Vaya.. Esa Canción es ideal para hacer un Striptease a media luz.
    Demuestras en el escrito el hecho de lo que la música y la compañía adecuada pueden motivar hasta el ser más tímido a hacer algo que nunca ha probado, transformandose en algo completamente nuevo tanto para ella con su nuevo poder de ser una sensual bailarina como para él que nunca pensó verla de esa forma.
    Muy bueno! me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te haya encantado. Si la canción es muy buena e intenté que el escrito siguiera la letra. Saluditos.

      Eliminar