domingo, 7 de febrero de 2016

La cama de hierro


Ahí está ella, sentada en su cama de hierro
mi reina esclavista, mi señora tirana.
Ahí está ella dispuesta a esclavizarme
mientras yo su humilde siervo,
no vivo más que para servirle.

Soy un esclavo de sus deseos
un vasallo de sus impulsos
y el sirviente fiel de su placer.
Es ella mi reina caprichosa,
la diosa que me domina con su mirada
y quien rige lo que hago solo con un gesto,
mientras yo me entrego en cuerpo y alma
a su incuestionable voluntad.

Las cadenas que me atan a su lecho
son invisibles lazos que no quiero romper,
cadenas ligeras como el viento,
que llevo con orgullo atadas a mi corazón.

Sus ordenes restallan en el aire como látigos
que caen en mi espalda obligándome a obedecer.
Sus gemidos son la recompensa por mi fiel servicio,
su rostro desencajado, mi satisfacción rendida a sus pies
y aquí estoy yo, encadenado a su cama de hierro.

07 de febrero de 2016.



8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo he de decir que somos esclavos de nuestros deseos. Un placer leer tu comentario Sue. Me alegra que te haya gustado tanto. Un beso gigantesco para vos.

      Eliminar
  2. Hay esclavitudes que liberan, de los convencionalismos y el tedio al menos :))

    Buen micro, Andrés, resulta muy intenso!!

    Un abrazo y feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia C., tenés razón, hay esclavitudes que liberan y esclavos que no quieren su libertad, jajaj, un abrazo grande y muchísimas gracias por pasar. ;)

      Eliminar
  3. Bueno , te deja con ganas de compartir esa cama servida por un esclavo. Un abrazo


    P. D. amigo Andres, no puedo compartir mis trabajos de mi blog , estoy penalizada y hasta el día 20 no me dejan compartir, si los queréis leer tenéis que verlos en mi blog. Tengo otro entrega de Arrugas en la sabana, y las carta que escribí a mi hijo para el concurso Vosotros si los podéis compartir y difundir. No os podré contestar, os contestaré a través de vuestros blog. Si me quieres ayudar difunde mis post.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Vaya vaya... Parece que es esclavo de su reina ;) Que sensual!! Caer a los pies hasta quedar exhaustos de placer. Un amor en el que el uno complementa al otro. Tal para cual jejeje
    Interesante, si señor ;)

    Bueno guapisimo (No te pongas rojoooo!!!) que vaya muy bien la semana. Aquí ahora estamos en verano, y tengo algo más de tiempo, así que espero poder ponerme al día con todos tus textos ;)
    Muchos besitos Andrés!! Y nos leemos pronto de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaaj, me alegra que te haya gustado Carmen. Bueno te devuelvo todos esos besitos y no es que no me hayan gustado ¿eh? ;)

      Un abrazo y yo también espero ponerme al día con tu blog... al menos pronto.

      Eliminar