domingo, 12 de abril de 2015

Gladiador


“Y de repente el toro miró hacia mí. Con la inocencia de todos los animales reflejada en los ojos, pero también con una imploración. Era la querella contra la injusticia inexplicable, la súplica frente a la innecesaria crueldad”
-Antonio Gala-

Parado a las puertas del infierno y armado únicamente con las astas sobre mi cabeza que han sido afeitadas para la seguridad de mi torturador. Mis fuerzas han sido menguadas a causa de la falta de alimento y descanso de las últimas horas, he sido encerrado en la oscuridad como si yo fuera una bestia demoníaca dispuesta a hacerles daño. Mis ojos, mis genitales y mis pezuñas han sido lastimados, me han golpeado con sacos pesados en las costillas, pero aun así debo luchar.

Afuera me esperan vestidos de luces, sonrientes al ritmo de guitarras y cantos. Furiosos aclaman desde las tribunas mi tortura y mi muerte con sus ojos desorbitados y las caras rojizas envenenadas por el licor. Niños esperan también ver derramarse mi sangre sobre la arena, todos aquellos críos que en el futuro perpetuarán esta fiesta salvaje.

Mis torturadores son muchos y aunque se dicen valientes, no serían capaces de enfrentarme en una lucha pareja y cuerpo a cuerpo; para cualquier caso, yo no quisiera estar aquí. Engalanados me esperan, armados de picas, espadas y lanzas, algunos van a pie y otros a caballo, todos con el deseo de bañarse con mi sangre. Mis asesinos se llaman a sí mismos artistas, deportistas y valientes cuando en realidad se trata de salvajes sanguinarios que se ufanan gloriosos mientras disfrutan con mi dolor y mi agonía, se trata de seres violentos cuyas consciencias han sido canjeadas por el ansia de popularidad y de lujo.

Fui creado y criado para ser sacrificado, este es mi destino, lo sé; sin embargo yo también sueño con noches de luna de plata, corriendo libre por campos de pastos, sintiendo el aire de la libertad sobre mi cara y las gotas de agua en la brisa que acaricien mi lomo.

La frustración y la impotencia me invaden, ya oigo el toque de dianas, ya oigo sus gritos y sus aplausos, la sangre en la arena de mis congéneres ya fue limpiada y sus cuerpos retirados del campo, la luz del exterior ya hiere mis ojos, ahora debo salir a combatir, porque eso soy, solo un gladiador condenado para su placer y diversión.

Abril de 2015.

28 comentarios:

  1. Triste y macabro destino el de este precioso animal, con un porte inigualable. Yo solía ir a verlos en los campos, cuando viven en su plenitud, y son de una belleza espectacular. Con una bravura increíble.

    No podré entender qué le encuentran de festivo torturar de ese modo a un animal. Bueno, eso ya lo sabes, ¿verdad? jeje

    Muy bueno. Comparto con mucho gusto.
    ¡Un abrazote bien fuerte! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es terrible la crueldad de las personas, no solo con los toros, también pasa con los perros y los gallos, sacrificados para el placer de unos cuantos...

      Esta vez no puedo decir que me agrade que te haya gustado, pues es triste.

      De todas formas un abrazo enorme Carmen y gracias como siempre por tus comentarios.

      Eliminar
  2. Genial relato que nos pone en otra piel, en otro cuerpo, torturado. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María por tu comentario. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. ¡Aquí estoy! desde el enlace dejado en el círculo.
    Me parece un relato que deja claro el punto de vista de un animal inocente criado para morir. Lo de gladiador me parece una metáfora estupenda en lo que se refiere a un luchador sacrificado para el disfrute de otros más afortunados.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco. Me alegra que te haya gustado el relato, bienvenido a este sitio.

      Saludos.

      Eliminar
  4. La verdad no se porque llaman a esto un arte. Es repugnante que haya gente que vaya a ver esta carnicería y encima lleve a sus hijos a acostumbrarlos a la crueldad.
    Conmovedor relato visto desde los ojos del noble toro. Felicidades Andrés!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés toda la razón Mendiel. Muchas gracias por tu comentario y muchas gracias por pasar. Saludos.

      Eliminar
  5. Estoy con Mendiel. No acabo de entender que esto se haya convertido en una tradición popular. En España ya hay muchos detractores pero aún sigue teniendo mucha afición. :/
    Gracias, Andrés, por darnos esa otra perspectiva. ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vos Soledad por visitarme y comentar. Si, es una lástima que "tradiciones" como estas se sigan viviendo en nuestros países, pero mientras más personas repudiemos la "fiesta brava" se acerca cada vez más su extinción.

      Saludos mujer.

      Eliminar
  6. Es un tema polémico. Ya que hay muchos seguidores del mundo del toro con infinidad de argumentos a favor. Sin embargo las personas que convivimos con animales, que renunciamos a cosas por ellos, que hemos pagado veterinarios quitándonos el dinero de nuestra cesta de la compra, que hemos sufrido cuando ellos sufren, y llorado cuando ellos mueren, solo tenemos un argumento. NO HAGAS A LOS DEMAS LO QUE NO TE GUSTARIA QUE TE HICIERAN A TI.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Óscar, es un gusto tenerte nuevamente por acá. Yo personalmente considero que no hay que ser un amante de las mascotas para entender que disfrutar con el sufrimiento de una criatura inocente, no es correcto. Sin embargo, ya vez que hay cada bárbaro en el mundo que le llaman a las corridas de toros, tradición y cultura.

      Un saludo Óscar, feliz fin de semana.

      Eliminar
  7. Un gran relato que expone una triste verdad, la verdad soy incapaz de comprender como es posible que hayan personas que disfruten de algo así.
    Saludos colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por visitar mi blog, Felipe. Es un gusto el tenerte por acá y que te haya gustado mi relato.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Más que excelente, Andrés. Desde el punto de vista del animal, un grito contra esta infamia. Un relato que estremece por la crueldad a la que se va a ver sometido este gladiador sin decisión, este ser condenado al goce de la atrocidad humana. Lamentablemente, somos cómplices de otras muchas torturas a animales y a nuestros prójimos, consumiendo la carne, las pieles y la leche de muchas otras especies igualmente explotadas y maltratadas, consumiendo productos de explotación humana y a los mismos humanos en su venta sexual... Deberíamos replantearnos cada uno de nuestros actos, de nuestros consumos, saber a quienes afectan nuestras demandas, pues sin ellas... No habría tales ofertas.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tener tus comentarios nuevamente por este espacio Edgar, bienvenido de nuevo. Muy interesante tu crítica hombre. Muchas gracias por pasar y dejar tu huella por acá.
      Abrazo compañero.

      Eliminar
  9. Este es otro ejemplo de una tradición que se conserva como opio del pueblo, aunque esté cambiando la perspectiva gracias a las protestas de quienes vemos en este tipo de "atracción", por llamarlo de alguna manera, una barbarie.
    El uso del símil del gladiador y toro en el relato lo convierte una merecida crítica muy bien contada.
    Te dejo el mío por si lo quieres leer: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/11/flamma-el-barbo.html
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita Sonia y por tu comentario. Claro que pasaré a leerlo.
      Un saludo para vos también.

      Eliminar
  10. Original perspectiva para relatar algo que muchos pensamos. Muy bueno.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tu comentario María Jesús. Un abrazo grande para vos también.

      Eliminar
  11. Si todos fuésemos capaces de percibir lo que sienten los animales, dejaríamos de hacer animaladas.
    No existe peor animal que el ser humano. Un abrazo amigo Andrés, me ha gustado mucho leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Si todos fuésemos capaces de percibir lo que sienten los animales, dejaríamos de hacer animaladas"

      ¡¡¡Que grande Mercedes sos grande de verdad!!!

      Yo también encantado de tenerte por acá!!

      Eliminar
  12. Saludos Andrés, un relato muy sentido, que refleja lo que produce la injusticia en las vidas de personas y/o animales. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Mery Pérez, éxitos, bendiciones para vos también y un abrazo de mi parte.

      Eliminar
  13. Me ha encantado tu relato; Andrés. Creo que todos los toros toreados del mundo sienten y piensan lo mismo que tu protagonista.
    Un abracico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Sue, un abrazo para vos también!

      Eliminar
  14. Curiosa la asociación del toro con el gladiador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que quise transmitir fue la similitud entre gladiador y toro, ambos condenados a la tortura y a la muerte, en medio de un espectáculo. Saludes Maite, gracias por pasar y comentar.

      Eliminar